Tratamientos médicos estéticos

Compartir esto:

Persigue nuestro bienestar y siempre con la salud como base pues nadie puede sentirse bien por fuera si no lo está por dentro. no es posible luchar contra el envejecimiento pero sí lo es una longevidad saludable

hilos-tensores
“La medicina estética es el conjunto de actos médicos encaminados a mejorar el bienestar de la persona en todos los aspectos; uno de ellos es la imagen pero otro es la salud porque va unido. No es posible entender la medicina estética sin la parte primera, la medicina”,

Botox.
Remodelaciones labiales, de pómulos y senos.
Dermo abrasión, peeling químico.
Correcciones de pómulos de nariz, boca mentón, frente, etc.
Mesoterapia facial y corporal.
Tratamientos de corrección de manchas de la piel.
Etc…

La belleza y la apariencia son factores que responden a valores sociales enaltecidos en los últimos tiempo

Existen algunos tratamientos simples, a través de los cuales las mujeres que acuden al consultorio logran verse bien sin tener grandes transformaciones. Son pequeños retoques que realzan su brillo natural y que las hacen sentir distintas, porque reconocen que se están ocupando de ellas, y ese impulso modifica sus emociones y su estado de ánimo.

Hay ciertas características de determinados productos y procedimientos que son esenciales a la hora de optar por un cambio estético:

Que sea mínimamente invasivo. Esto garantiza que se vea y se sienta bien con procedimientos pequeños. A su vez, no implican grandes cambios sino que buscan una mejor versión de esa persona sin cortes, puntos, reposo ni quirófanos. Algunos ejemplos:

Que se reabsorba. Este punto es esencial, ya que si después de habernos realizado un retoque no estamos del todo conformes, tenemos la garantía de que ese relleno se reabsorberá, volviendo nuestra piel al estado natural. Y por el contrario, si el efecto del relleno desaparece y lo considerábamos estético, es posible volver a aplicarlo. Por ejemplo, esto sucede con:

*Botox. Es el relleno ideal para combatir arrugas faciales y uno de los más utilizados en todo el mundo. Corrige arruguitas leves y profundas y también las previene. Con el transcurso del tiempo se reabsorbe y, por este motivo, requiere nuevas aplicaciones.

*Ácido hialurónico. Se utiliza para borrar arrugas, logrando una piel tersa y rejuvenecida, pero también para dar volumen a ciertas zonas del rostro, tales como labios, mentón o pómulos. A través de infiltraciones pequeñas, se coloca en el rostro de la paciente una versión “densa” o una versión “fluida” de este producto. La primera requiere retoques luego de los seis meses de la aplicación, mientras que la segunda se puede volver a utilizar a partir de los tres meses.

“Nosotros englobamos, como una parte más de la salud y el bienestar del sujeto, su imagen. Es lo que nos diferencia de la medicina curativa como tal.

Compartir esto: